Posts

La cobranza es uno de los procesos más importantes en el ciclo de ingresos de una empresa. En esta etapa tan difícil que enfrentamos por el Covid-19, en la que una gran cantidad de  empresas ha tenido que mover a sus equipos de trabajo de sus oficinas para que desde su casa realicen sus funciones de manera remota y den continuidad a la operación de la empresa, se pone a prueba la eficiencia de todos los involucrados en procesos clave como el de las cuentas por cobrar.

Hoy, en estos momentos de crisis, no podemos darnos el lujo de tener errores o fallas con nuestro sistema de facturación, o en todos aquellos sistemas que estén relacionados con el cumplimiento de nuestras obligaciones fiscales.

Si las facturas no se entregan a tiempo a los clientes, o peor aún, tienen errores, se corre el riesgo de afectar el flujo de ingresos de la empresa al no recibir los pagos de los productos o servicios que ofrece. Esto es similar a interrupir el flujo sanguineo en un cuerpo humano cuyo riesgo es la muerte.

A continuación, te enlistamos una serie de características  y funcionalidades para tener con una operación segura, oportuna, y disponible en cualquier momento.

Disponibilidad: debes tener la seguridad de poder facturar de lunes a domingo las 24 horas del día.

Responsivo: contar con un sistema que pueda verse y operarse adecuadamente desde cualquier dispositivo móvil y conectarse en cualquier interface de internet.

Soporte personalizado: las empresas enfrentan diversas necesidades, asegúrate de que tu proveedor cuente con una mesa de ayuda, donde una persona –y no una máquina- te atienda y resuelva cualquier duda o incidente de forma inmediata.

Alta disponibilidad en el servicio de timbrado: Un sistema que te permite timbrar documentos en cualquier momento, se convierte en una herramienta poderosa que le dará continuidad a tu negocio y asegurará el timbrado continuo, sin interrupciones.

Flexible: Que puedan solicitar en la factura los cambios que sean necesarios en su proceso o que respondan a necesidades de los clientes.

Confiable: siempre pide referencias de clientes que respalden el servicio. La experiencia es un factor determinante que siempre hay que considerar para seleccionar a un proveedor.