Posts

Existe un común denominador para los directivos y especialistas de diferentes ámbitos en todo el mundo: nada volverá a ser igual que antes tras la pandemia. No tenemos duda de que así será.

El distanciamiento social para evitar riesgos de contagio a la temida enfermedad del COVID-19, es una premisa con la que viviremos por largo tiempo.

Ante esta realidad, las empresas de TI debemos equiparnos con las mejores herramientas tecnológicas que nos permitan, tanto atender y resolver problemas de manera remota, como ofrecer las soluciones que ayuden a las empresas a reconvertir sus modelos de negocios y así puedan impulsar sus ventas.

Los tiempos en que los clientes solicitaban a su proveedor de hardware o software, la presencia de un consultor en sitio para atender una incidencia ha llegado prácticamente a su fin. En esta nueva realidad, se deberá contar con los recursos necesarios para resolver cualquier tipo de problema tecnológico de manera remota.

Los términos y acuerdos de servicio conocidos por sus siglas en inglés como SLA (Service Level Agreement) necesitarán revisarse y actualizarse. La respuesta al cliente tendrá que ser en cuestión de minutos y no de horas, como actualmente se considera. Ya no habrá tiempos de traslado que deban contabilizarse. Ahora los minutos son los que cuentan para atender los requerimientos de los clientes.

Este cambio de paradigma demanda modificar estrategias, definir nuevos modelos de atención, capacitar al personal en las habilidades que son clave para la atención de los clientes, como son entre otras: la comunicación asertiva, la supervisión a distancia, la flexibilidad ante un entorno cambiante, el manejo del tiempo, sólo por mencionar algunas de las habilidades que son desde ahora necesarias con el personal de las empresas.

Por su parte, las organizaciones deberán, al mismo tiempo, acelerar sus planes de migración a la “nube”, como una de las más altas prioridades del nuevo mundo digital.

La “nube” permitirá a las empresas contar con recursos informáticos más robustos, flexibles, que respondan a picos de demanda en cuestión de segundos, alta disponibilidad y, sobre todo, administrados por un tercero que ya no requiere una supervisión local.

La combinación de los recursos tecnológicos en la nube y la conversión de los recursos humanos, en impulsores de la conversión Digital, serán los pilares que soporten las nuevas estrategias empresariales de este nuevo amanecer. Las empresas de TI, jugamos un rol preponderante en la gestión de estos importantes cambios. ¡Nuestros clientes nos necesitan, no hay tiempo que perder!

No hay duda de que la pandemia que estamos viviendo vino a acelerar el uso de servicios digitales en nuestro país. Para aquellos escépticos que les daba miedo hacer compras por internet no tuvieron más opción que utilizar el comercio electrónico de los supermercados, tiendas de abarrotes, restaurantes y lugares de venta de comida, entre otros, para satisfacer sus necesidades básicas y así evitar salir de su confinamiento por el temor a ser contagiado por COVID-19.


Las empresas de venta al menudeo tuvieron que responder muy rápidamente a un crecimiento exponencial de sus ventas, a través del e-commerce, en muchos casos incipiente, pero que de la noche a la mañana se convirtió en el canal de venta más importante.

En una realidad que, en la venta al menudeo el porcentaje de clientes que solicita factura electrónica no llega ni al 5%, son las ventas que se conocen como “de mostrador” las que se facturan posteriormente como una factura global, para el cumplimiento con todos los requisitos que establece la autoridad fiscal.

Una situación diferente son las que tienen las ventas al mayoreo, que en todos los casos requieren de la factura electrónica para deducir sus gastos y pagar impuestos. Es a este grupo de clientes que se necesitan ofrecer mecanismos digitales para el pago de sus facturas.

El pago electrónico incorporado al proceso de emisión de facturas electrónicas es una verdadera arma competitiva en estos tiempos de COVID-19 y es una práctica que llegará para quedarse.

El proceso donde se emite la factura y se hace llegar al cliente con un botón de pago representa una facilidad tanto para el comprador como para el vendedor.

Existen plataformas de valor donde además de agregar la facilidad de emitir el CFDI de pago en forma automática, de la misma forma se pueden conciliar los pagos recibidos.

Indicium Solutions cuenta con una plataforma con estas características y la empresa está experimentando una transformación en el servicio que ofrece a sus clientes.

La digitalización de procesos es un reto y una coyuntura única para integrar una oferta de valor a los clientes.

Los Socios de AMITI representan un ecosistema de mucho valor, donde la colaboración y suma de capacidades se convierten en una enorme oportunidad de hacer sinergia y poder llevar productos al mercado en tiempos muy cortos.

COVID-19 ha transformado la manera de interrelacionarnos entre las personas y entre los negocios, ser miembro de AMITI es de alto valor.

Hasta la próxima:

Maricela Sánchez Velasco

Directora General

www.indiciumsolutions.com.mx

A partir del 20 de marzo pasado, cuando se decretó la suspensión de clases en nuestro país y dio inicio la cuarentena que nos llevó a un confinamiento forzoso para evitar la propagación del COVID19, y que se ha prolongado hasta la fecha, salvo las actividades consideradas como esenciales que son mínimas, se inició un proceso de transformación en nuestra vida diaria que no tiene retorno.

El modelo de trabajo conocido como “Home Office”, las sesiones de trabajo remotas, las herramientas colaborativas en menos de tres meses se han vuelto indispensables. Contar con servicio de internet en casa ahora es una necesidad básica.

Mantenernos en nuestro hogar ha requerido que hagamos uso de los servicios en línea, lo que nos permite, entre otras cosas, surtir nuestra despensa sin tener que exponernos. Los pequeños establecimientos utilizan Internet para la compra de sus inventarios. Y, a una buena parte de los negocios, el boom los tomó por sorpresa. No estaban listos y han tenido que buscar desesperadamente alternativas para seguir atendiendo a sus clientes.

De las crisis surgen las oportunidades. Las empresas tenemos que transformar los procesos que estaban basados en el uso de recursos humanos, para poder llevarlos a cabo y hacer uso de la tecnología para automatizarlos. Los ahorros son significativos y tangibles.

Algunos ejemplos para ser más claros.

Los contratos de todo tipo (comerciales, laborales, de arrendamiento, suscripciones, etc.) basados en papel y firma autógrafa, deben ser reemplazados de manera urgente por documentos electrónicos, donde los interesados hagan uso de la firma electrónica que tiene la misma validez jurídica que la firma autógrafa. Es injustificable que no se puedan formalizar negocios por el simple hecho de no tener acceso a las personas por la sana distancia y el miedo al contagio.

Lo mismo ocurre con las empresas que, para sustentar el pago de nómina, recaban la firma autógrafa de sus trabajadores. 

En México hay proveedores de servicios que ofrecen desde hace varios años soluciones de contrato electrónico con firma digital que cumplen con las leyes mexicanas. Esto sucede también desde 2014 con el recibo de nómina con la firma electrónica del empleado que tiene la validez laboral y fiscal requerida.

Estas empresas que ofrecen soluciones para impulsar la transformación digital en México cuentan con la experiencia y las herramientas modernas que, aunadas al soporte local, se convierten en una fórmula poderosa para apoyar a las organizaciones que requieren acelerar su paso al mundo electrónico.

La transformación digital es un paso obligado para permanecer competitivo y como una forma eficaz de enfrentar las consecuencias de pérdidas de negocio que ha traído el Covid-19 a nuestra economía.

Asesórate para que tomes la mejor decisión. Es hora de actuar. El futuro está en el uso de la tecnología y los medios digitales.

A pesar de los esfuerzos que han hecho las autoridades Hacendarias para aclarar que no se trata de un nuevo impuesto, la realidad es que a partir del 1º de junio los ciudadanos mexicanos pagaremos más por los productos o servicios adquiridos a través de plataformas digitales al retener el 16% del impuesto al valor agregado (IVA).

Arturo Herrera, Secretario de Hacienda y Crédito Público, afirmó en su cuenta de twiter que las medidas tributarias sobre la economía digital “no representan impuestos nuevos o aumento en tasas”.

Agregó que “estas medidas tienen como objetivo hacer operativamente más fácil el cumplimiento en el pago de impuestos existentes como el IVA y puntualizó que “el acuerdo de ahora es que las plataformas retengan el IVA al que están obligados a pagar los usuarios, pero para el cual no existía un esquema operativo”.

Herrera recordó que el Impuesto al Valor Agregado (IVA) se creó en 1980 y no contemplaba servicios digitales como los de las plataformas de streaming, por lo que la Secretaría de Hacienda acordó con las compañías involucradas, en mayo de este año, llevar a cabo la retención del IVA y el ISR en las actividades de transporte y entrega de alimentos con plataformas digitales de intermediarias.

El 1 de mayo de 2020 fue publicada la “Revisión A” a la versión 1.0 del estándar técnico del complemento Servicios de Plataformas Tecnológicas, a efecto de cumplir con la obligación de emitir la factura que acredite los ingresos y retenciones por la enajenación de bienes o la prestación de servicios a través de Internet mediante plataformas tecnológicas, aplicaciones informáticas y similares, que entrará en vigor el 1 de junio de 2020.

Esta obligación se contempla en la reforma fiscal para 2020, en los artículos 113-C, fracción II de la LISR, 18-J, fracción II, inciso c) e la LIVA, Artículo Segundo Transitorio, fracción III, de la LISR y Artículo Cuarto Transitorio, fracción IV, inciso c) de la LIVA para 2020, publicados en el DOF del 9 de diciembre de 2019, Regla 12.2.3, en relación con la regla 12.2.4 y el artículo Transitorio Quincuagésimo Quinto de la RMF para 2020)

Las nuevas tarifas ya fueron anunciadas por las empresas afectadas a sus clientes. Estas nuevas tarifas entrarán en vigor a partir del 1º. de junio de 2020.

Empresas como Netflix, PlayStation y otras no se han pronunciado al respecto, pero compañías como Amazon, Mercado Libre, Spotify, Uber, Cabify y otras han expresado su inconformidad.

Ahora que estamos haciendo un mayor uso de los servicios de plataformas digitales por las medidas sanitarias de la COVID-19 deberemos  estar atentos para identificar, aquellas compañías  que están incrementado sus precios, como consecuencia de esta nueva obligación tributaria.

EL comercio electrónico está siendo un gran aliado para enfrentar los impactos del confinamiento de las personas, sin embargo, el Gobierno decidió tratar de capitalizar con impuestos esta práctica.

 Solo el tiempo y la población podrá defender la urgente necesidad de facilitar las prácticas electrónicas como un  apoyo indispensable a la difícil situación económica que enfrenta la industria de retail.

En tiempos de Covid19, muchas empresas se han visto en la necesidad de operar desde las casas de sus colaboradores. Esto ha obligado a las organizaciones a buscar alternativas para blindar la información sensible que maneja, entre ellos el resguardo confiable y seguro de sus documentos fiscales.

Para Identificar que este punto está bien atendido, es importante verificar algunas características que debe cumplir el sistema de tu proveedor de documentos electrónicos y saber que tu empresa está en buenas manos.

Revísalas a continuación:

  • Que cuente con un sistema de clase empresarial: formato personalizable a la imagen y colores institucionales.
  • Que opere con eficiencia comprobada en procesos de alto volumen y/o de alta complejidad: el sistema debe ser rápido al momento de generar la factura sin importar el monto de facturas a generar ni en un periodo determinado si así lo requiere la compañía.
  • Que disponga de un servicio de timbrado de alta disponibilidad que garantice que los CFDI´s serán timbrados sin interrupciones.
  • Que cubra el ciclo completo: al emitir tu factura, validarla, aplicar las reglas de negocio requeridas, enviar las facturas a los clientes que asegure fue recibida y almacenarla por los 5 años requeridos fiscalmente.
  • Que no sea intrusivo: y que opere desde cualquier sistema.
  • Que pueda generar addendas: tu proveedor debe tener la capacidad de atender y crear este tipo de solicitudes para atender contratos de grandes corporativos sin contratiempos.
  • Proyecto llave en mano: todos los servicios incluidos en un solo pago.
  • Pago por uso: una cuota fija que permite presupuestar el servicio.
  •  Servicios cloud: que cuente con los más altos estándares de seguridad.

No pongas en riesgo tu operación y tu cobranza, genera facturas seguras con el soporte 24/7 que necesitas.

La cobranza es uno de los procesos más importantes en el ciclo de ingresos de una empresa. En esta etapa tan difícil que enfrentamos por el Covid-19, en la que una gran cantidad de  empresas ha tenido que mover a sus equipos de trabajo de sus oficinas para que desde su casa realicen sus funciones de manera remota y den continuidad a la operación de la empresa, se pone a prueba la eficiencia de todos los involucrados en procesos clave como el de las cuentas por cobrar.

Hoy, en estos momentos de crisis, no podemos darnos el lujo de tener errores o fallas con nuestro sistema de facturación, o en todos aquellos sistemas que estén relacionados con el cumplimiento de nuestras obligaciones fiscales.

Si las facturas no se entregan a tiempo a los clientes, o peor aún, tienen errores, se corre el riesgo de afectar el flujo de ingresos de la empresa al no recibir los pagos de los productos o servicios que ofrece. Esto es similar a interrupir el flujo sanguineo en un cuerpo humano cuyo riesgo es la muerte.

A continuación, te enlistamos una serie de características  y funcionalidades para tener con una operación segura, oportuna, y disponible en cualquier momento.

Disponibilidad: debes tener la seguridad de poder facturar de lunes a domingo las 24 horas del día.

Responsivo: contar con un sistema que pueda verse y operarse adecuadamente desde cualquier dispositivo móvil y conectarse en cualquier interface de internet.

Soporte personalizado: las empresas enfrentan diversas necesidades, asegúrate de que tu proveedor cuente con una mesa de ayuda, donde una persona –y no una máquina- te atienda y resuelva cualquier duda o incidente de forma inmediata.

Alta disponibilidad en el servicio de timbrado: Un sistema que te permite timbrar documentos en cualquier momento, se convierte en una herramienta poderosa que le dará continuidad a tu negocio y asegurará el timbrado continuo, sin interrupciones.

Flexible: Que puedan solicitar en la factura los cambios que sean necesarios en su proceso o que respondan a necesidades de los clientes.

Confiable: siempre pide referencias de clientes que respalden el servicio. La experiencia es un factor determinante que siempre hay que considerar para seleccionar a un proveedor.

El 31 de marzo es el último día para que las personas morales presenten su Declaración Anual. El Servicio de Administración Tributaria (SAT) ya informó que no dará prórroga a los contribuyentes pese a la contingencia por el coronavirus Covid-19.

En un comunicado dijo que “con una recaudación óptima, lograremos contar con mayores recursos para comprar equipo médico, insumos y medicamentos”. 

Por lo anterior, todas las personas morales deben presentar su declaración anual con fecha límite el martes 31 de marzo.

Sin embargo, el SAT dio a conocer que devolverá los saldos a favor en un tiempo máximo de tres días con el fin de apoyar la economía de las familias mexicanas.

Ejemplificó diciendo que, si el 1 de abril de 2020 los contribuyentes presentan su declaración anual normal o complementaria del ejercicio 2019, el saldo a favor autorizado les será depositado el 3 de abril de 2020.