El pasado 22 de abril mediante un comunicado de prensa, el SAT decidió extender el plazo para presentar la declaración anual de personal físicas, estableciendo el nuevo vencimiento hasta el 30 de junio de 2020.

El  SAT reconoció, en aras de la transparencia, que el reciente sitio (satid.sat.gob.mx) habilitado para que los contribuyentes generen o actualicen su contraseña desde su casa y facilitar la presentación de la declaración anual de personas físicas durante abril, se había visto rebasado por la alta demanda presentada y estaba en proceso de mejora continua para resolver las situaciones técnicas que se han reportado.

Lo anterior fue informado por la dependencia, no sin antes destacar que el SAT cuenta con la mayor capacidad tecnológica instalada a diferencia de cualquier otra dependencia del gobierno federal, ya que es la institución que realiza más transacciones a nivel nacional.

En este contexto el SAT decidió extender el plazo para realizar la declaración de personal físicas hasta el 30 de junio de 2020. Esto de dio a conocer en la versión anticipada de la 4ª. Modificación de  la Resolución Miscelánea Fiscal que a la letra dice lo siguiente:

Con lo anterior, las personas físicas se verán beneficiados con esta medida.

El SAT destacó que al 21 de abril del 2020 se han presentado 4’252,450 declaraciones de personas físicas, cifra mayor a los 3’210,548 referente al año 2019. Esto representa un incremento de 32% en contraste con el año pasado.

Así las cosas, las personas morales siguen esperando que la Autoridad Fiscal brinde algún tipo de apoyo para mitigar la situación tan crítica que enfrentan las empresas por la falta de liquidez y la obligación, impostergable a la fecha, de pagar sus impuestos.

En México, las PYMES presentan problemas de liquidez severos. Representan más del 90% del universo empresarial de nuestro país.  Urgen al Gobierno Federal en dar un alivio a la difícil situación de sus finanzas que comprometen en forma directa, la subsistencia de más del 85% de los centros de trabajo de nuestro país.

¡Hasta la próxima!

Mientras que Estados Unidos continúa luchando con las facturas en papel en las cuentas por cobrar y los cheques en papel en las cuentas por pagar, su vecino del sur, México, se ha convertido en el líder mundial en la adopción de facturación electrónica. 

Los requisitos de facturación electrónica en ese país comenzaron en 2004, cuando su autoridad tributaria, el Servicio de Administración Tributaria (SAT), desarrolló por primera vez un marco legal para dicho documento en su versión digital. Desde entonces, el mandato se ha ampliado y hoy, todas las facturas, incluidas las de las transacciones B2B, deben ser electrónicas y obligatorias. 

Si bien, el requisito tiene como objetivo combatir la evasión de impuestos y el fraude, la facturación electrónica también trae muchos beneficios a los departamentos de cobranza que pueden digitalizar de manera más eficiente los datos de las transacciones que realiza la compañía con el fin de obtener informes, realizar análisis y dar seguimiento a sus movimientos. Sin embargo, la facturación electrónica y sus eficiencias en cobranza no necesariamente resultan igual de benévolas para el área de pagos.

De hecho, tradicionalmente, la aceptación de facturas y los procesos de pago han sido dispares en dicho departamento, dijo Steve Chahal, CEO y presidente de Fairfax Software, en una entrevista con PYMNTS. 

La compañía anunció recientemente un acuerdo de colaboración con Indicium Solutions, firma pionera en factura electrónica con sede en México, con quien Fairfax ha decidido interconectar su software de pagos rápidos Quick Payments, dentro de la solución de facturación electrónica e-factura, permitiendo a los usuarios hacer clic en un enlace y pagar directamente. 

“Resuelve un problema latente”, explicó Chahal, quien destacó que la integración de pagos y facturación aborda este desafío entre las áreas de cobranza y la de pagos. De esta forma, las áreas de cobranza pueden rastrear mejor los pagos y reducir las barreras que usualmente se presentan al momento solicitar un pago; además, los departamentos del área de pagos ya no tienen que alternar entre una plataforma de facturación y sus portales bancarios para facilitar una transacción. 

Para las cuentas por cobrar, cuando el cliente tiene el enlace ahí para pagar la factura, nada puede perderse”, dijo. “Para las cuentas por pagar, es una ventanilla única de pago”. 

DESAFÍOS DE PAGOS EN MÉXICO.

El liderazgo que tiene México por su facturación electrónica no es la única forma en la que se diferencia de los Estados Unidos. Si bien los cheques en papel pueden ser comunes en los departamentos de pagos en Estados Unidos, en México rara vez se usan, a menos que se requiera para una gran transacción entre bancos o grandes corporaciones. 

Sin embargo, en México, la adopción de pagos electrónicos no es tan madura como en otras partes del mundo. “Nadie tomará un pago como final, a menos que sea efectivo o garantizado por una transacción de banco a banco”, comentó Chahal. Agregó que para muchas personas “el efectivo sigue siendo el rey”. 

Para Fairfax, la oportunidad de integrarse con Indicium Solutos significa una oportunidad para entrar y crecer en el mercado mexicano, aunque eso no significa que esté exenta de otros desafíos. En la actualidad, la integración admite pagos con tarjeta en facturas enviadas a través del portal e-factura, aunque Chahal hizo énfasis en la importancia de apoyar también las transferencias bancarias en México. 

En México, el Sistema de pagos electrónicos interbancario, también conocido como SPEI, facilita las transferencias de alto valor de banco a banco y, por lo tanto, es un componente clave para las soluciones de pagos B2B. Sin embargo, no necesariamente es fácil para las FinTechs y otros jugadores de tecnología integrarse a integrarse a este sistema. 

“Está controlado por [el banco central de México] Banco de México”, explicó Chahal. “Es similar a ACH pero no es tan accesible para todos. Está sujeto fuertemente a las políticas del banco”.

 Fairfax trabaja junto con Indicium para asegurar la autorización para procesar pagos SPEI y con ello mejorar las capacidades de pago de las facturas emitidas en México, dijo. 

Si bien las tarjetas comerciales y los productos de tarjetas de crédito en general están ganando popularidad gradualmente, las transferencias bancarias siguen siendo esenciales para las entidades que buscan evitar las tarifas asociadas con los pagos y el procesamiento de las tarjetas. 

MULTITAREAS Y LA LUCHA CONTRA LA FRICCIÓN

Todavía no se sabe si la digitalización de facturas se relaciona con la digitalización o la aceleración de los pagos, sin embargo, de lo que puede estar seguro el panorama de pagos B2B, independientemente del mercado, es que, para reducir las mayores barreras posibles, deben tenerse en cuenta las experiencias de los departamentos de cobranza y pagos en cada transacción. 

En México, si bien los cheques en papel son escasos, la integración de la funcionalidad de pago en la factura en sí misma podría ayudar a más negocios a dejar el efectivo, especialmente los más pequeños, eliminando ineficiencias en el flujo de trabajo e incluso problemas de seguridad. 

Levantar tantas barreras como sea posible para que el destinatario de una factura liquide realmente la factura significa menos riesgoso para el que paga y puede acelerar los ciclos de cobranza para el vendedor, una tendencia especialmente importante durante el mercado actual del flujo de efectivo volátil. Aunque el mercado presenta sus desafíos, la posición de México como líder mundial en facturación electrónica podría posicionarlo también como líder en la eficiencia de pagos B2B. 

Consulte aquí la publicación original. 

La cobranza es uno de los procesos más importantes en el ciclo de ingresos de una empresa. En esta etapa tan difícil que enfrentamos por el Covid-19, en la que una gran cantidad de  empresas ha tenido que mover a sus equipos de trabajo de sus oficinas para que desde su casa realicen sus funciones de manera remota y den continuidad a la operación de la empresa, se pone a prueba la eficiencia de todos los involucrados en procesos clave como el de las cuentas por cobrar.

Hoy, en estos momentos de crisis, no podemos darnos el lujo de tener errores o fallas con nuestro sistema de facturación, o en todos aquellos sistemas que estén relacionados con el cumplimiento de nuestras obligaciones fiscales.

Si las facturas no se entregan a tiempo a los clientes, o peor aún, tienen errores, se corre el riesgo de afectar el flujo de ingresos de la empresa al no recibir los pagos de los productos o servicios que ofrece. Esto es similar a interrupir el flujo sanguineo en un cuerpo humano cuyo riesgo es la muerte.

A continuación, te enlistamos una serie de características  y funcionalidades para tener con una operación segura, oportuna, y disponible en cualquier momento.

Disponibilidad: debes tener la seguridad de poder facturar de lunes a domingo las 24 horas del día.

Responsivo: contar con un sistema que pueda verse y operarse adecuadamente desde cualquier dispositivo móvil y conectarse en cualquier interface de internet.

Soporte personalizado: las empresas enfrentan diversas necesidades, asegúrate de que tu proveedor cuente con una mesa de ayuda, donde una persona –y no una máquina- te atienda y resuelva cualquier duda o incidente de forma inmediata.

Alta disponibilidad en el servicio de timbrado: Un sistema que te permite timbrar documentos en cualquier momento, se convierte en una herramienta poderosa que le dará continuidad a tu negocio y asegurará el timbrado continuo, sin interrupciones.

Flexible: Que puedan solicitar en la factura los cambios que sean necesarios en su proceso o que respondan a necesidades de los clientes.

Confiable: siempre pide referencias de clientes que respalden el servicio. La experiencia es un factor determinante que siempre hay que considerar para seleccionar a un proveedor.

El 31 de marzo de 2020 el Servicio de Administración Tributaria (SAT) dio a conocer en su página de internet la Primera Resolución de modificaciones a la Resolución Miscelánea Fiscal para 2020 y sus anexos 1-A, 5, 7, 9, 14 y 23, donde destaca la prórroga para la actualización de los datos del Buzón Tributario.

Da clic en el siguiente enlace para leer el documento completo: https://www.sat.gob.mx/normatividad/58905/versiones-anticipadas-de-las-rmf

Con esta publicación el SAT se elimina la expectativa que se tenía de que se anunciara el diferimiento para presentar la declaración anual de las personal físicas y morales.

Respecto a la publicación hecha, hay que destacar lo señalado en el artículo cuadragésimo quinto (segunda versión anticipada) que a la letra dice lo siguiente:

“Para los efectos de lo dispuesto en los artículos 17-K, tercer párrafo, y 86-C del CFF, contenido en el Decreto que reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de la Ley del Impuesto sobre la Renta, de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, de la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios y del Código Fiscal de la Federación publicado en el DOF el 9 de diciembre de 2019, será aplicable para personas morales a partir del 30 de septiembre de 2020 y para las personas físicas a partir del 30 de noviembre de 2020”.

“No obstante, lo anterior, el uso obligatorio del buzón tributario tendrá el carácter de opcional cuando se trate de contribuyentes comprendidos en el Título IV, Capítulo I, de la Ley del ISR.”

Esto significa que los contribuyentes que aun no tengan habilitado el buzón tributario o no tengan actualizada la información de contacto tendrán un plazo de 6 meses aproximadamente para cumplir con esta obligación fiscal.

Haciendo un poco de historia respecto al instrumento de comunicación oficial entre el SAT y los Contribuyentes, el Buzón Tributario entró en vigor el 30 de junio del 2014 para las personas morales y el 1º. de enero del 2015 para las personas físicas.

El objetivo para instrumentar el Buzón Tributario, fue utilizar los medios electrónicos y digitales para reducir tiempos y costos en la comunicación entre contribuyentes y autoridades. El proceso de notificación personal tenía un costo de $259.00 por diligencia, según datos del SAT, con una eficiencia de tan sólo 81% y requería de 5 a 30 días para que concluyera el proceso de notificación.

Los hechos demuestran que han transcurrido más de 5 años desde la creación de buzón tributario y aun existen contribuyentes que no tienen habilitado este medio de comunicación con la Autoridad.

Por lo mismo, el actual gobierno a través del SAT ha incorporado sanciones muy severas para quienes no cumplan con esta obligación, en el entendido de que quienes no lo hagan, se oponen a ser notificados por la Autoridad.

Existen sanciones económicas que oscilan entre $3,080.00 pesos a $9,250.00 de acuerdo con los artículos 86-C y 86-D del CFF. La de mayor impacto es la suspensión del certificado de sello digital, lo cual impide a un contribuyente emitir sus comprobantes fiscales digitales, es decir, lo impide a continuar con su actividad productiva ante la imposibilidad de facturar a sus clientes.

En estos momentos de crisis comunitaria, seguiremos atentos a cualquier notificación relevante de la Autoridad en beneficio de los contribuyentes. Mientras tanto, a mantener la sana distancia !Guardaditos en casa!