Iniciar una empresa es algo relevante. Se requiere de una inversión, dominio del negocio y por supuesto, de contar con un servicio de factura electrónica que nos permita emitir a tiempo las facturas hacia nuestros clientes y proveedores.

Desde enero de 2014, las personas físicas con actividad empresarial y todas las empresas, incluso aquellas sin fines de lucro, están obligadas a facturar electrónicamente.

Para llevar a cabo correctamente este proceso y enviar la información al Servicio de Administración Tributaria (SAT), se deben tomar en cuenta diversos factores para asegurarse de que se está contratando a un buen proveedor de CFDIs:

  • Que opere bajo los estándares exigidos por el Sistema de Administración Tributaria (SAT).
  • Que cuente con la opción de timbrado de alta disponibilidad, esto quiere decir que tiene a su disposición diversos PACs para que si por alguna razón el actual no puede timbrar, automáticamente el se cambie al siguiente disponible sin afectar operaciones.

Adicional, un buen proveedor de factura electrónica debe contar con un sistema:

  • Amigable, intuitivo y fácil de operar.
  • Que se pueda operar de manera online sin necesidad de instalar ningún software.
  • Que se encuentre disponible 24/7.
  • Que cuente con mesa de ayuda personalizada, en caso de necesitar apoyo.
  • Que sea responsivo y se pueda generar la factura desde cualquier dispositivo.
  • Que cuente con un fácil proceso de cancelación de facturas.
  • Que sea multiusuario, es decir, que no se limite únicamente a un usuario para operarlo.
  • Que cuente con resguardo de la información en la nube para tenerla disponible.
  • Que tenga la opción de generar reportes mediante filtros, para obtener con facilidad la información sobre facturación que se necesita.

El proveedor de facturas electrónicas tiene la obligación de validar los requisitos del comprobante; asignarles un folio fiscal e incorporar el sello digital del SAT. Adicionalmente, debe localizar el logotipo oficial y validar que tanto el nombre comercial de la empresa y su razón social correspondan a los que están presentados ante la autoridad fiscal.

Si eres un pequeño contribuyente, con un volumen de transacciones muy bajo y tu operación no es sofisticada, puedes encontrar proveedores con precios accesibles con una cuota de pago anual, siempre disponible en la nube y con la facilidad de poder operarlo desde cualquier dispositivo.

La elección de un buen proveedor de facturas electrónica no sólo te ayudará a ahorrar dinero, sino te permitirá cambiar la cultura organizacional de tu empresa o proyecto, y ser más eficiente. 

El 31 de marzo es el último día para que las personas morales presenten su Declaración Anual. El Servicio de Administración Tributaria (SAT) ya informó que no dará prórroga a los contribuyentes pese a la contingencia por el coronavirus Covid-19.

En un comunicado dijo que “con una recaudación óptima, lograremos contar con mayores recursos para comprar equipo médico, insumos y medicamentos”. 

Por lo anterior, todas las personas morales deben presentar su declaración anual con fecha límite el martes 31 de marzo.

Sin embargo, el SAT dio a conocer que devolverá los saldos a favor en un tiempo máximo de tres días con el fin de apoyar la economía de las familias mexicanas.

Ejemplificó diciendo que, si el 1 de abril de 2020 los contribuyentes presentan su declaración anual normal o complementaria del ejercicio 2019, el saldo a favor autorizado les será depositado el 3 de abril de 2020.

Las empresas que por la naturaleza de sus actividades han tomado la decisión de enviar a sus colaboradores a realizar el trabajo asignado bajo el modelo “Home Office”, lo han hecho para proteger la salud de sus empleados y la de sus familias, para poder dar continuidad a la operación y  los servicios que prestan a sus clientes.

Nos sorprendió a todos esta crisis sanitaria. Hubo poco tiempo para definir el plan de “Home Office”. Por lo mismo les damos algunas recomendaciones para que esta forma de trabajo dé buenos resultados y los empleados respondan a la confianza brindada por sus empresas.

Para el empleado:

• Hacer participe a su familia, que el trabajo que realiza en la oficina ahora lo desempeñará de manera remota . Es decir desde su casa.

• Pedir su apoyo para trabajar sin interrupciones. Quienes tienen hijos habrá que explicarles que no están de vacaciones, sino que por la contingencia del COVID-19 trabajarán desde casa.

• Elegir el lugar más adecuado para poder desempeñar su trabajo en las mejores condiciones posibles.

• Mantener la rutina que tiene establecida en un día normal de trabajo. Hora de levantarse, bañarse, arreglarse, desayunar. Ahora habrá más tiempo para disfrutar el desayuno por el tiempo de transporte que por ahora, no será necesario.

• Iniciar su jornada laboral a la hora que tiene establecida en su empresa. Si cuenta con herramientas de interconexión con su jefe, el saludo será una muestra de amabilidad y confianza.

• Definir su agenda del día. Organizar sus actividades lo ayudarán a mantener el foco en lo importante. Estar en contacto con sus clientes.

• Al término del día envíe un correo a su jefe indicando los avances.

Para el jefe inmediato:

• Establecer el medio de comunicación con sus colaboradores. Ponerse en contacto diario con ellos, para comentar la agenda de trabajo del día y al final de la jornada, establecer nuevo contacto para revisar avances. Cada uno definirá la periodicidad de las llamadas.

• Programar al menos una vez a la semana, una conferencia de trabajo con su equipo para escuchar las experiencias que han tenido con esta nueva forma de trabajo y que van desde identificar los problemas que se les hayan presentado, si estos requieren atención prioritaria, esto con el fin de no interrumpir el trabajo remoto.

• Elaborar un reporte semanal con los avances y principales logros del grupo, para mantener motivado al personal y reconocer el esfuerzo que realizan de mantener la disciplina del trabajo, sin requerir ser supervisados de manera directa.

Hay estudios que demuestran que cuando la persona se comprometen a dar buenos resultados, mantener una actitud positiva, observar una disciplina para organizar su día de trabajo y tener una comunicación adecuada con su jefe, derivan en que la productividad y la eficiencia puede aumentar de manera muy satisfactoria.

Esperamos que esta experiencia de “Home Office” obligatorio nos aporte buenas lecciones para el futuro.

El outsourcing se ha convertido en una práctica de alto uso entre las empresas de Tecnología y Gobierno por la flexibilidad que ello representa para crecer y/o reducir la fuerza laboral sin los problemas inherentes al pago de liquidaciones que se pueden convertir en una carga pesada para las empresas y organizaciones.

Sin embargo, dicho servicio ha sido mal utilizado y muchas veces se ha abusado en su práctica para eludir pagos al IMSS y/o al fisco con el consecuente detrimento en la economía y beneficios de los empleados.

El pasado 2 de marzo, una mesa de alto nivel promovida por la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, logró el consenso de senadores, sindicatos y representantes del gobierno federal, en un dictamen sobre la reforma en materia de outsourcing, publicado con esa fecha. A continuación un resumen de los principales puntos del acuerdo:

• No se tipificará como crimen organizado la subcontratación irregular.
• Los contratistas deberán inscribirse en el registro nacional de empresas de subcontratación.
• La Secretaría del Trabajo y Previsión Social emitirá a más tardar en 12 meses los lineamientos de operación del registro nacional.
• Quien use subcontratación en forma dolosa, recibirá multas de entre 22 mil y 434 mil pesos.
• El contratante será solidariamente responsable de las obligaciones contraídas con los trabajadores.
• La Secretaría del Trabajo, junto con el IMSS y el Infonavit harán inspecciones preventivas para comprobar que los contratistas cumplen con las obligaciones laborales y de seguridad social correspondientes.
• Las empresas que se dediquen al outsourcing tendrán hasta seis meses para regularse al nuevo esquema laboral.

Aun falta camino por recorrer. Existen voces disonantes con dicho dictamen y esperan se vote en las comisiones dictaminadoras o en el pleno del senado al argumentar que la mesa de alto nivel no tiene facultades para modificar el dictamen del 12 de febrero pasado.

Estaremos atentos para mantenerlos bien informados.