Presente y futuro de las facturas en papel


Los Contribuyentes con ingresos superiores a los MN$250,000 anuales, deberán emitir sus facturas en forma electrónica, en lugar de las facturas en papel con código de barras bidimensional que se han venido usando.






En un sistema tributario como el de México donde el impuesto al consumo es el IVA, cada factura emitida es un cheque al portador  que se traduce para el que la emite y la cobra en un monto de impuestos por pagar, y para el que la recibe, en un monto de gastos por deducir en la gran mayoría de los casos.

Si un Contribuyente recibe y/o deduce facturas apócrifas, se genera una fuga fiscal que impide al Estado recibir la cantidad de impuestos necesaria para llevar a cabo su gestión gubernamental y social.

Las facturas electrónicas han sido “blindadas” de tal forma que es materialmente imposible su falsificación.

Las facturas en papel que deben incorporar un código de barras y que es el instrumento de comprobación fiscal que utilizan los Contribuyentes con ingresos menores a los $4 Millones de pesos al año, simplemente no son seguras y pueden ser falsificadas con mucha facilidad.

Esta es la principal razón por la que Segunda Resolución de Modificaciones a la RMF 2013 publicada el 31 de mayo, incluye un cambio para que ese límite establecido en $4 Millones de pesos al año, sea ajustado a un máximo de MN$250,000 de ingresos anuales.

La Regla 1.2.8.1.1  dice textualmente:

Opción para la expedición de comprobantes fiscales impresos

I.2.8.1.1. Para los efectos del artículo 29-B, fracción I del CFF, las personas físicas y personas morales que tributen en el Título II de la Ley del ISR que en el último ejercicio fiscal, hubieran manifestado en la declaración anual del ISR ingresos acumulables iguales o inferiores a $250,000.00, podrán optar por expedir comprobantes fiscales en forma impresa con dispositivo de seguridad. Los ingresos acumulables de referencia se determinarán únicamente con aquéllos que deriven de ingresos, actos o actividades por los cuales exista obligación de expedir comprobantes fiscales.
                      Segundo párrafo. (Se deroga)
                      …………………………………………………………………….
En cualquier caso, cuando los ingresos acumulables excedan de $250,000.00, las personas físicas y morales no podrán volver a ejercer la opción a que se refiere la presente regla durante los ejercicios posteriores.
La facilidad prevista en la presente regla no podrá aplicarse a los contribuyentes que inicien actividades.
CFF 29, 29-A, 29-B, RMF 2013 I.2.8.3.1.1.

Esta medida afecta a aproximadamente a Un Millón de Contribuyentes: Personas físicas con actividad empresarial, micro-empresas y/o profesionistas/técnicos como Médicos, Abogados, Gestorías, Agencias de Viaje, Talleres mecánicos, Eléctricos,  Papelerías, Tiendas de mascotas, Tiendas de Alimentos,  y varios otros sectores más.

Este grupo de Contribuyentes deberán buscar opciones para generar facturas electrónicas a más tardar a partir del 1º de enero de 2014 o bien cuando, a partir del año entrante, se rebase el límite de ingresos aquí establecido.

Al presente de la factura en papel le quedan 6 meses de vida. La factura en papel conocida también como CBB (Código de Barras Bidimensional)  se transformará, a partir del año entrante, en un Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI),  al menos en el grupo de Contribuyentes con Ingresos anuales superiores a los $250 Mil pesos y en tanto el SAT no decide dar el paso final para dejar un solo esquema de factura digital en nuestro país para todo tipo de Contribuyente.

Este es el mejor momento para que aquellas empresas, profesionistas o empresarios puedan modernizar las herramientas de control de sus negocios.  Las opciones entre otras son las siguientes:

  1. Adquirir un software enfocado a  MiPYME que contenga la función de facturar electrónicamente.  Ejemplos:  Aspel, Microsip, Contapqi, Control 2000, Microsoft Dynamics, SAP BYD,  Dynaware y otros.
  2. Contratar el servicio de emisión via Internet en los diversos Sitios de los Integradores de Sistemas.
  3. Contratar los Servicios de un Proveedor Autorizado de Certificación (PAC).
  4. Utilizar los servicios gratuitos de emisión de facturas electrónicas del SAT o de los PAC aprobados por el SAT.
No espere más, quedan pocos meses para encontrar la solución adecuada a sus necesidades y al proveedor que le brinde el servicio y la atención que su empresa requiera.