Lic. Luis Felipe Sánchez Velasco
Director General
Indicium Solutions

 

 

 





Reflexiones sobre los cambios fiscales 2013 / 2014 (Parte I)

¿Por qué desaparecerá el CFD? ¿Cuál es la práctica en otros países? Estas y otras reflexiones sobre los cambios fiscales 2013 / 2014


 

Los cambios fiscales aplicables a la factura electrónica evolucionan en forma  vertiginosa. 

El 31 de mayo de 2013 se publicó la Segunda Resolución de Modificaciones a la RMF en la que se consolidan los dos esquemas de factura electrónica vigentes (CFD / CFDI), en uno solo (CFDI); así como la disminución del límite de ingresos para estar obligado a emitir facturas electrónicas al pasar de $4 Millones de pesos al año a $250 Mil.

En consecuencia, los Contribuyentes que emiten sus facturas electrónicas bajo el esquema de CFD, deberán trabajar con gran celeridad para ajustar ahora sus sistemas de acuerdo a  las reglas aplicables al esquema CFDI, mismas que entran en vigor a partir del 1º de enero de 2014.

De igual manera, los Contribuyentes que usaban formatos en papel con código de barras bidimensional con ingresos mayores a $250 mil pesos deberán aplicarse para  estar en posibilidad de emitir facturas electrónicas a más tardar en esa misma fecha.

El tema tiene  importantes repercusiones por lo que  a través de este  Boletín Electrónico,  abordaremos en tres artículos la decisión de unificar el esquema de facturación al modelo CFDI. Esperamos que esta información sea de utilidad y contribuya a realizar una  migración sin dolor.

Las reflexiones que  ponemos a la consideración de nuestros lectores son las siguientes:

  • ¿Por qué se ha eliminado la existencia del CFD?
  • ¿Qué se hace en otros Países?
  • ¿El costo del timbre fiscal está regulado?
  • ¿Las capacidades y competencias de los PAC son iguales o equiparables?
  • ¿Qué pasa si el PAC contratado falla en la prestación de su servicio?
  • ¿El SAT está considerando opciones alternas?

¿Por qué se ha eliminado la existencia del CFD?

La primera factura electrónica de nuestro País fue emitida a mediados de 2005.  El volumen total de facturas electrónicas expedidas durante ese año fue de 139,509 CFD´s y había registrados 236 emisores.

A partir de ese entonces, el SAT  realizó varias  acciones con la finalidad de  impulsar la adopción general del esquema de CFD.

Una de ellas fue eliminar los denominados “Permisos de Auto-Impresor” que permitía a los grandes emisores de facturas llevar a cabo la emisión, sin necesidad de recurrir a formatos pre-impresos y/o a un taller autorizado para la impresión de dichos formatos en papel.

Al dejar de tener dicho permiso, las empresas deberían regresar a los folios pre-impresos o bien adoptar el modelo de facturación electrónica.

La historia nos indica que los auto-impresores adoptaron la factura electrónica  sin mayores contratiempos convencidos de los beneficios del nuevo esquema, pero sobre todo porque no tenía impacto en sus procesos logísticos, ni tampoco un costo unitario por cada factura emitida. Los permisos de auto-impresión perdieron su vigencia el 30 de abril de 2009.

 Los resultados para impulsar el uso del CFD no se hicieron esperar.  Para fines de ese mismo año (2009), se alcanzó la cifra record de 278.7 Millones de facturas electrónicas emitidas acumuladas.
La gran mayoría de estos emisores lo hicieron por sus propios medios puesto que los contribuyentes que emitían esas grandes cantidades de facturas, tuvieron la capacidad y los recursos para adoptar o desarrollar sus propios sistemas de emisión de CFD, al tiempo que mantuvieron la autonomía en sus procesos logísticos sin necesidad de depender de un tercero externo.

Uno de los requisitos importantes para emitir facturas electrónicas, fue y lo es actualmente, la obligación de remitir un Reporte Mensual de uso de folios al SAT, contando con un plazo hasta de 30 días para cumplir dicha obligación.

La realidad, de acuerdo a información obtenida de diferentes fuentes, aproximadamente un +35% de los Contribuyentes emisores de CFD, no remite este informe en forma regular al SAT.

Además de ésta grave falta del envío oportuno del informe mensual de uso de folios fiscales al SAT, la aparición de soluciones que no cumplen cabalmente con los lineamientos emitidos por el SAT para la emisión de facturas electrónicas con todos los requisitos de ley, dieron los elementos necesarios para que la Autoridad decidera la desaparición del esquema. De acuerdo a estudios llevados a cabo por Indicium Solutions, aproximadamente un promedio del +25% de todas las facturas emitidas tomadas en diversas muestras, no cumplen cabalmente los requisitos fiscales.

En este entorno, el SAT buscó crear mecanismos que le permitieran controlar estas dos variables críticas que en su conjunto, representaban dos puntos de alta vulnerabilidad en el programa:

  • La Falta de cumplimiento en el envío al SAT del reporte mensual de uso de folios y
  • El alto índice de facturas electrónicas con problemas en su construcción y que por ende no cumplen requisitos fiscales

El resultado fue la creación de un esquema donde un “tercero confiable” previamente aprobado por el SAT, emitiera un “timbre fiscal”  para darle validez a las facturas electrónicas expedidas y remitiese una copia de las facturas emitidas al mismo SAT, en un plazo no mayor a 72 horas.

Fue así que a partir del 1º de enero de 2011 la empresa Española EDICOM, obtuvo el primer permiso como Proveedor Autorizado de Certificación mejor conocido como PAC y al cierre de esta edición, el grupo de PAC´s asciende a 67 empresas autorizadas.

El 31 de mayo del año en curso, el SAT dio un paso decisivo para resolver los dos problemas antes señalados y publicó la Segunda Resolución de Modificaciones a la RMF 2013 anunciando que la vigencia del esquema de CFD se mantendrá hasta el 31 de diciembre de 2013.

En nuestra opinión, esta  importante decisión tiene razones de peso para haber sido tomada, sin embargo, también es un hecho que trae consecuencias que deben ser analizadas.

¿Qué se hace en otros países?


Mi activa participación en el foro mundial  de factura electrónica EXPP  (www.expp-summit.com) que anualmente se lleva a cabo en Europa con la participación de más de  33 países, me ha permitido tener una visión global del comportamiento de este programa en la Región Latinoamericana y en el mundo.

Puedo  señalar que en ningún país, se ha conferido a un tercero la función de otorgar un “timbre fiscal” para dar validez a las facturas electrónicas.  Aún más, en ningún país del mundo, tienen costo los timbres fiscales.

En México, el SAT tomó la decisión de desarrollar un programa  mediante el cual se otorga un permiso como Proveedor Autorizado de Certificación a un tercero.

Este tercero es quien a nombre del SAT otorga un “timbre fiscal” al emisor de una factura electrónica quien la pudo haber construido por sus propios medios, por medio de un software especializado, o mediante servicios web de los diferentes proveedores que otorgan este servicio.

Los timbres fiscales en nuestro país tienen un costo que oscila entre los $0.09 o $0.10 centavos para las Instituciones bancarias, hasta $8 o $10 pesos para un Contribuyente común y corriente.
Cada emisor de CFDI debe recurrir a los servicios de un PAC para obtener el timbre fiscal y un folio autorizado (UUID) que le de validez a sus facturas.

Con los cambios fiscales recientemente anunciados, un grupo de aproximadamente 222 Mil contribuyentes deberá buscar la forma de obtener el “timbre fiscal” aquí referido y todo ello deberá ser resuelto en un período de 5 a 6 meses.

El reto más importante es que los emisores de CFD  tienen que buscar la forma de incluir en su presupuesto  el costo de timbrar sus facturas electrónicas,  además de revisar  sus procesos de logística  para asegurar que los tiempos que se agregarán con la operación de timbrado no afecten sus tiempos de distribución de mercancía, ni la calidad del servicio al cliente que está esperando en fila la entrega de su factura.

El costo del timbre fiscal y  el impacto en los procesos logísticos de las empresas son los dos principales retos que tendrán que ser superados para dar cumplimiento a las nuevas obligaciones fiscales.

El tema ya no es debatir si el SAT tomó la decisión correcta o no. El momento de aportar opiniones y experiencias a las Autoridades ya fue agotado. Las reglas ya fueron publicadas en el Diario Oficial de la Federación y en los siguientes 6 meses, las empresas deberemos de encontrar la respuesta a estas y otras variables similares.

Acompáñenme en estas reflexiones en la siguiente edición de este Boletín electrónico.

Con gusto atenderé sus preguntas y comentarios sobre la información aquí compartida en la dirección electrónica siguiente:

Hasta la próxima…

Luis Felipe Sánchez Velasco
luisf.sanchez@indiciumsolutions.com.mx
Director General
Indicium Solutions