Cambiando de Proveedor


Ahora que la gran mayoría de las empresas ya cuentan con un sistema de emisión de facturas electrónicas, es tiempo de evaluar si vale la pena cambiar de proveedor.


 

Las empresas que tienen ingresos anuales superiores a  $4 Millones de pesos, ya cuentan en su gran mayoría con un sistema de factura electrónica.

La obligación de facturar electrónicamente disolvió las barreras de resistencia de aquellas empresas que se negaban a adoptar este nuevo esquema. La razón es que esta nueva forma de facturar impone una disciplina más estricta vs el método de facturar en papel.

Si se cometían errores al facturar, era relativamente fácil tomar el original y las copias de la factura, marcarlas con el texto “CANCELADA” y emitir una nueva.

La conocida práctica de “guardar algunos folios para el cierre” a fin de responder a la solicitud de algún(os) cliente (s) para obtener una factura con fecha de un período fiscal anterior, llevó a varios contribuyentes a esperar el último minuto de vigencia de las facturas en papel.

Finalmente, la facilidad para hacer “ajustes de cierre” emitiendo facturas del período fiscal anterior y otras prácticas no adecuadas, llevó a varias empresas a dejar la adopción de la factura electrónica hasta el final.

Pues bien, esas prácticas son las que precisamente busca eliminar la factura electrónica a cambio de dar beneficios por la eficiencia que se obtiene en el ciclo de ingresos de cualquier empresa. 
En consecuencia, las empresas tuvieron que abandonar el papel y adquirir alguna solución de factura electrónica.

Las múltiples ofertas y campañas así como el desconocimiento de qué criterios seguir para elegir una buena solución, han causado que un número importante de empresas estén sufriendo por haber hecho una mala elección.

Si éste es su caso, le recomendamos tomar acción para llevar a cabo el reemplazo de su proveedor.

Para que no cometa un segundo error al cambiar de proveedor, siga estas sencillas recomendaciones:

  1. Revise su contrato actual y defina los pasos a seguir para notificar la cancelación del servicio en cuanto tenga uno que satisfaga sus requerimientos.

  2. No se limite a buscar en la lista de PAC’s listados en el Portal del SAT.  Los PAC son los únicos autorizados para “timbrar” las facturas emitidas pero no para hacerse cargo del proceso de emisión en sí.  Busque con los proveedores de software y/o soluciones que respondan a sus requerimientos. Ellos le resolverán el tema del “timbrado” por la conectividad que ya tienen con esas empresas.

  3. Compare los siguientes criterios:

    1. Disponibilidad de referencias. Llame y pregunte qué tan contento están los clientes actuales que usan el sistema que está usted considerando adoptar.

    2. Niveles de Servicio. No se conforme con ver la propuesta solamente, asegúrese que su proveedor se compromete con su satisfacción de una forma medible y de manera contractual. No se olvide incluir una cláusula de salida en caso que el servicio sea deficiente.

    3. Costo. La solución más cara o más barata no es necesariamente la mejor. Busque que la calidad del sistema que le ofrecen corresponde al costo que su empresa puede y está dispuesta a pagar.

    4. Volúmen. Los sistemas “uni-talla” lo van a decepcionar. Busque un proveedor que tenga soluciones distintas y experiencia, implementando sistemas que respondan a diferentes volúmenes de facturación.
No pierda más tiempo, si su empresa sufre con el proceso de facturar electrónicamente, cambie de proveedor ahora.

Llame para pedir orientación al 5245-7093 de la Ciudad de México o mande un e-mail a  ventas@indiciumsolutions.com.mx

Facturito