Lic. Luis Felipe Sánchez Velasco
Director General
Indicium Solutions

 

 

 





El fin del mundo sí llegó para la factura en papel

Se cumplió el plazo: El fin del mundo le llegó a las facturas en papel. A partir del 1 de enero de 2013 ya no son válidas.


 

Considero un privilegio escribir estas líneas y dar fiel testimonio de uno de los avances más importantes en materia de comprobación fiscal en México: Este 31 de diciembre de 2012 perdieron vigencia los comprobantes fiscales en papel. Los formatos hechos por impresores autorizados ya no son válidos después de esta fecha, por lo que TODOS los contribuyentes que deben emitir un comprobante fiscal, lo podrán hacer de 2 formas:

  • Factura electrónica (CFD y CFDI)
  • Factura con Código de Barras Bidimensional (solo disponible para contribuyentes con ingresos menores a 4 Millones de pesos al año)

Esta medida es de aplicación general y no hay ninguna prórroga que permita a un contribuyente usar facturas en papel a partir de este 1 de enero de 2013.

México es reconocido mundialmente por ser uno de los primeros países junto con Brasil en impulsar el uso, en forma obligatoria, de facturas electrónicas.

Con este paso definitivo dejando atrás a la factura en papel, México consolida su liderazgo.

Creemos que el ejemplo de México y Brasil será secundado progresivamente por otros países en el mundo, sobre todo aquellos que estén comprometidos con la preservación del medio ambiente al reducir significativamente el uso de papel, que igualmente busquen impulsar la productividad de las empresas y con mejorar la fiscalización en el cumplimiento del pago de impuestos.

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) Mexicano, cumple una anhelada y largamente acariciada meta para dar un paso determinante a la Administración Fiscal moderna basada en el uso de documentos electrónicos.

El esquema de factura electrónica y de Código de Barras Bidimensional, disponible para los Contribuyentes que tienen operaciones comerciales en México, está soportado por un grupo de aproximadamente 150 empresas de la industria de software que ofrecen sistemas empresariales así como sistemas para emitir facturas electrónicas con validez oficial.

Existe además un grupo de 55 Proveedores Autorizados de Certificación que a nombre del SAT emiten los “timbres electrónicos” que le dan validez a las facturas electrónicas correspondientes al esquema de CFDI  (Comprobantes Fiscales Digitales por Internet)

¿QUÉ SIGUE ?
La respuesta a esta pregunta tiene 3 dimensiones:

  • Contribuyente
  • SAT
  • Entorno

Desde el punto de vista del Contribuyente, se espera que las empresas busquen mejorar los procesos que adoptaron para la emisión, entrega, archivo, consultas e integración de otros documentos a su ciclo de ingresos.

En términos concretos, las empresas tendrán que reemplazar las soluciones que no dieron respuesta a sus requerimientos desde el punto de vista, funcional y/o de servicio.

Aquellas empresas que retrasen esta toma de decisiones, quedarán expuestas a problemas mayores en su operación al enfrentar el rechazo de sus facturas emitidas y/o a incurrir en riesgos fiscales por la falta de cumplimiento a las reglas existentes.

Desde el punto de vista del SAT, se espera una consolidación del programa de factura electrónica buscando mejorar aquellas áreas de oportunidad encontradas en estos 7 años de operación.

Las 3 alternativas disponibles (CFD, CFDI, CBB) deberían de consolidarse en una sola, dando facilidades para que los Contribuyentes que emitan facturas CBB, migren a la factura electrónica.

El esquema de CBB es vulnerable debido a que la imagen del Código de Barras Bidimensional que otorga el SAT al contribuyente, es fácilmente reproducible.

En países como Brasil y Chile, los timbres fiscales no tienen costo para el contribuyente y son emitidos por la Autoridad Fiscal directamente. En México se decidió apoyarse en la iniciativa privada para llevar a cabo esa función y tienen un costo transaccional.

Por ello, consideramos que  el SAT debe dar las facilidades necesarias para que el “Timbre fiscal” pueda ser aplicado tanto por un Proveedor de Servicios Autorizado (PAC) como por medios propios. 

Finalmente desde el punto de vista del Entorno, la factura electrónica es la “punta del iceberg” para dar paso a un sinnúmero de iniciativas en un Gobierno Digital y en un país en pleno desarrollo como el nuestro.

La Ley de Firma Electrónica ya fue emitida desde hace casi un año pero su reglamento sigue en gestación.  Es importante retomar el paso y definir las reglas que permitan por ejemplo limpiar las bodegas de cajas de archivo muerto y darle paso a la validez plena de las copias digitalizadas de los documentos históricos.

Consideramos que estamos próximos a ver el advenimiento de una nueva era en México:  La era de los Documentos Electrónicos como un impulsor de un Gobierno y una Economía Digital pujante.

Aunque un poco tarde, ¡Feliz 2013 a todos nuestros lectores!

Hasta la próxima…

Luis Felipe Sánchez Velasco
luisf.sanchez@indiciumsolutions.com.mx
Director General
Indicium Solutions